lunes, 21 de junio de 2010


Decimonovena MISIVA PARA NEO


Hubo cuerpos dadivosos. Lámparas encendidas. Aquel vago delirio de abrazos desgajados.
y tú de pie, levantado, esperando el signo de guerra
con un ojo que atrapa el rubicundo fragor
y un revólver en la mano
tú no sabes cómo es luchar sin ti, yo si
lo supe siempre
y estoy desarmada

era la hora decimonovena…

4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Y vuelve Neo, más fuerte y contundente...

Ganas de encontrarte de nuevo.

Muchos besos. Soco

"Yo En Resistencia" dijo...

Gracias mil soco por tener paciencia, ya anhelaba también volver a NEO, pero estuve metida en un proyecto de otro poemario con el cual concurso para su publicación, espero con la ayuda de Dios ver frutos pronto.

cariño y ternura para tí poeta!!!

víctor (el gato estepario) dijo...

Sugerente, muy sugerente. Ese hombre fuerte y a la vez desvalido y tú curtida por el sufrimiento.

Te felicito y me felicito porque continúes con las misivas a NEO.

un abrazo.

"Yo En Resistencia" dijo...

Oooohhhhhh!!!