miércoles, 16 de enero de 2008



DESOLACION REUNIDA

Uno a veces toca un cuerpo
y en el intento se va la noche entera
pero es la nada que tortura
que se amolda a la piel
y la aprieta contra la quietud oscura
entre cielo y luna se mece tu nombre
y lo pronuncio siempre
para endulzar las horas
para aquietar la ausencia
busco
arena y mar desnudo
busco
tu cuerpo desgastado en el horizonte
busco
y el viento hincha su velas de desolación reunida
busco, busco, busco,
con ingravidez traslucida y superfluas suposiciones
y te amo
con una tristeza caída de las nubes
como lluvia
y te amo
con labios doloridos que corean tu nombre
himno inútil
inútilmente tu nombre

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimo poema, Libélula. Te he anillado en mi laberinto de lluvia.

Besitos de luz y poesía

Ana

yo en resistencia... dijo...

Gracias querida Ana, esto de que lean tu blog es un poco tardado, pero hoy temprano, me has hecho feliz al dejar tus hermosos comentarios...Gracias!! Yo he seguido el tuyo fielmente tambien me agrada mucho...

Unidas en la poesia...

Libélula Viviente