sábado, 12 de noviembre de 2011

II

No pude evitar aquel círculo
de directrices trasnochadas
y cuando incendiaste aquel cielo
quise detener el cataclismo que me ardía
volcarme
cimbrarme en el aire
y fugarme
como leve música
hacia el alba


Vehemencias…

4 comentarios:

Cielo dijo...

Intenso y enigmatico, gran trabajo Libelula que vive y siente.

Un placer volver a pasar por estos lares.


Un beso!

"Yo En Resistencia" dijo...

Como siempre eres bienvenido, gracias!!

José Juan Mendoza G. dijo...

De lo mejor que he leído estos días, salu2.

"Yo En Resistencia" dijo...

Gracias...Saludos!