martes, 7 de abril de 2009




REDENCION

Tu me salvas hombre - árbol
temblor de liquen tu cuerpo
me redimes
sobre la tierra que cierra sus oídos a mis quejas
abandonas lánguidamente tus hojas
en el oro blanco de la corriente
y tu piel se extiende como arboleda adormecida y blanca
aprisionando la orfandad de los brotes escarchados
ha sido una larga y perezosa espera
dilatada por impasibles dunas de nieve
los ardores del verano están en tregua
sobre el tortuoso invierno que los encarcela
el sol
péndulo que oscila en el horizonte
ya casi no los conmueve

8 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Tu me salvas hombre - árbol
temblor de líquen tu cuerpo"

Nada, nada los hombres árbol tienen las manos muy quietas, y no tocan lo suficiente, recuérdalo... jajajajaj


saludos!

"Yo En Resistencia" dijo...

jajaja...pues hay arboles muy movidos, ahi tienes el caso del sauce lloron, quizas del pino te lo creo, pero hay otros muy pispiretos...


Happy weekend for you Hiperión


Abrazos

Ana Muela Sopeña dijo...

Libélula, tu poema es fantástico.

Ha sido un placer pasar por aquí.

Te dejo mi cariño y reconocimiento.

Un abrazo
Felicidades
Ana

"Yo En Resistencia" dijo...

Vaya! agradable sorpresa, cuanto tiempo sin verte por estos versos...

Gracias Ana por tu honorable visita!

Un cálido saludo desde México


LIBELULA VIVIENTE

Victor Vergara (gato) dijo...

Cierto, es un poema muy bello que conserva la quietud de los jardines, de los bosques, de los cánticos suaves y armónicos de las pequeñas aves de colores.
El árbol es un de los seres más misteriosos de la naturaleza. Yo creo que sienten y que son más autosuficientes que nosotros, porque no necesitan moverse constantemente como nosotros, para encontrar la felicidad. Ellos la hallaron y en sus casi imperceptibles movimientos son totalmente felices.
Un hombre árbol debe de ser magnífico.

También mi reconocimiento, desde el primer día.
Un beso.

"Yo En Resistencia" dijo...

Victor...siempre he considerado al arbol un simbolo de frondosa virilidad, no sé porque, desde niña los admiro y respeto, pero al mismo tiempo hay algo en ellos que me subyuga, es como volver al abrazo paterno, al abrazo amante y prodigo, que sé yo...soy muy poco cuerda y loca de remate...

Gracias por la perspectiva nueva para mi acerca de ellos, gracias por tus ojos visionarios...


Un gusto que me visites

Yunnys

antonietta valentina bustamante dijo...

Me hacer rocordar en tu comentario a La sonrisa de Hiperión, un poemita mío que s ellama Oda a los Árboles...son seres que yo admiro, inteligencias superiores. En fin, me ha dado mucho placer encontrar tu blog, es hermoso, interesante...exquisito. Mi abrazo llegue a ti.

"Yo En Resistencia" dijo...

Bienvenida Antonieta...el placer es mio...que bueno, lo cual agradezco que me sigas...

Siii los arboles poseen una superioridad humilde y llena de dadivas hacia el ser humano...estoy tratando de encontrar tu "Oda a los arboles", me encantará estoy segura...

Agradecida

LIBELULA VIVIENTE